Las Siete Puertas de Sepulveda

La fortaleza de Sepúlveda tuvo siete puertas. Las llaves de cada una de ellas se conservan en el Ayuntamiento y aparecen en el escudo de la villa. Se cree que el nombre de Sepúlveda podría provenir de Septempublicam, denominación latina que parece hacer referencia a las siete puertas de su muralla. Este nombre aparece en un texto del siglo X sobre un personaje muy ligado a la historia de esta ciudad, el conde Fernán González.

Por otro lado y dado que se han encontrado restos de una calzada romana secundaria junto con mosaicos y estatuas, es probable que el nombre sea de origen romano.

Puerta del Ecce Homo o del Azogue
 
A la entrada de la calle que lleva al Santuario de Ntra. Sra. de la Peña se encuentra la llamada Puerta del Ecce Homo. Está adosada a una casa de construcción moderna que sigue formando parte del casco actual.
 
 
         
Puerta del Río
 
Es una de las mejor conservadas de Sepúlveda y sirve de mirador con vistas a las huertas y al cañón del río Caslilla. Junto a ella podemos ver una hornacina que contiene una imagen de la Virgen de las Pucherillas
 
 
         
Puerta de la Fuerza
 
Se puede acceder a ella por un camino que parte desde la Iglesia de Nuestra Señora de la Peña. Bajo su arco desciende una calzada romana que finaliza en el puente Picazos. Esta puerta, ubicada directamente sobre el cañón y bastante bien conservada, es un magnífico mirador y uno de los puntos de referencia de las diferentes rutas
 
 
         
Puerta del Postiguillo
 
Está situada en uno de los tramos mejor conservados de la muralla, entre dos cubos de planta rectangular que parecen ser restos de la fortificación visigoda de la ciudad. Uno de los cubos se eleva unos sesenta metros sobre el cañón del río, que actuaba por tanto de fortaleza natural. Este paso no tenía puertas.
 
 
         
Puerta de la Judería
 
Se trata de unos arcos apuntados que se consideran una de las entradas al barrio de la judería. Podemos encontrarlos a continuación de la calle que pasa por delante de la Iglesia de Santiago (Centro de Interpretación de la Naturaleza).
 
 
         
Puerta de Duruelo
 
Está formada por un arco de medio punto con dos cubos rectangulares a los lados. Se encuentra a la entrada del barrio de San Andrés. Cerca de ella están los restos de la Iglesia del mismo nombre, hoy desaparecida.
 
 
         
Puerta del Vado
 
Más que de una puerta se trataba de un postigo que permitía acceder a las huertas del río. Sólo queda una pared y algunos restos de los muros de defensa de la ciudad.